Leche Nevada a la Chirimoya

Bata 6 claras con una taza de azúcar, a punto de nieve.

 Incorpóreles una taza de chirimoya pasada por cedazo, mezcle y ponga esto en una budinera enmantequillada a bañomaría durante media hora.

Para la salsa, ponga en una olla de fondo grueso 2 tazas de leche, 3 cucharadas de azúcar, una cucharadita de esencia de vainilla (¡ah, si tuviera un palo de vainilla auténtico, partido por la mitad!) y hierva para que se deshaga el azúcar.

Retire del fuego para que la leche se entibie, y agregue 3 yemas de huevo crudas disueltas.

Comience a revolver con batidor y ponga la olla sobre un fuego suave.

Bata suavemente todo el tiempo hasta que la leche se espese: es señal de que las yemas se han cocido.

Si le da fuego muy fuerte, puede que la salsa se corte.

Para no correr ese riesgo, agregue a la leche, al momento de hervirla, una cucharada de maicena: la fécula da consistencia a la salsa; pero el ideal es prescindir de ella y espesarla sólo con las yemas.

Sirva poniendo unas cucharadas de la salsa en boles individuales y, encima, porciones de las claras cocidas con chirimoya.

Un comentario sobre “Leche Nevada a la Chirimoya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s